Arquidiócesis Se Une a la Red de Pastoral Migratoria

Posted

La arquidiócesis de Nueva York se ha unido a una red de diócesis católicas que han formado Pastoral Migratoria, un programa pastoral integral que ayuda a los nuevos inmigrantes con su documentación en los Estados Unidos y proporciona apoyo social y orientación espiritual.

“Las semillas se sembraron en la arquidiócesis de Chicago, con La Pastoral Migratoria”, explicó el padre Eric Cruz, director regional de Caridades Católicas del Bronx, mientras explicaba el plan a Catholic New York.

“Debido a que el Congreso de los Estados Unidos no logró presentar una reforma migratoria en ese momento, la pregunta fue: ¿Qué hacemos para enfrentar el miedo y la incertidumbre de los inmigrantes? La Pastoral Migratoria nació como una respuesta a esa pregunta meditativa”, agregó el padre Cruz, quien servirá como la persona clave de la arquidiócesis de Nueva York para el programa.

“Los tres pilares esenciales son el servicio, la justicia y el acompañamiento”.

Cinco parroquias participarán en el programa piloto de la arquidiócesis en los próximos meses. Dichas parroquias son San Juan Crisóstomo y San Antonio de Padua, ambas en el Bronx; Asunción en Peekskill; San Juan Bosco en Port Chester, y San Pedro y Santa María en Haverstraw. Se espera que hasta 25 parroquias se unan durante los próximos cinco años.

“Estoy ansioso por reunirme sobre este tema con nuestros feligreses”, dijo el padre Tom Madden, párroco de San Pedro y Santa María.

La oficina arquidiocesana del Ministerio Hispano, encabezada por Wanda Vásquez, supervisará la Pastoral Migratoria a nivel local, la cual se inició en la arquidiócesis de Chicago en el 2008. Cuatro diócesis de los Estados Unidos ya tienen el ministerio oficialmente establecido: Chicago, Nueva York y las diócesis de Stockton, California, y Kansas City-St. Joseph, Misuri.

El 2 de abril varios instructores de la arquidiócesis de Chicago fueron al seminario de San José en Dunwoodie para capacitar a los párrocos de Nueva York que supervisarán el programa en sus respectivas parroquias. Al día siguiente, los mismos instructores se reunieron con los coordinadores del Ministerio Hispano de esas parroquias para una sesión de orientación sobre el ministerio de inmigrante a inmigrante. El programa capacita a inmigrantes ya establecidos para que asuman roles de liderazgo al ayudar a los recién llegados (documentados e indocumentados) con asuntos de inmigración de manera compasiva y pastoral.

“Esto es básicamente enseñanza social católica dentro del contexto de la realidad migratoria”, dijo Elena Segura, quien dirige el programa arquidiocesano de Chicago, en la reunión del 2 de abril.

“Se trata de mantener unidas a las familias y ayudarlas a integrarse en la comunidad”.

También en la sesión de capacitación para párrocos estuvo C. Mario Russell, director de Servicios de Inmigrantes y Refugiados de Caridades Católicas de Nueva York, quien brindó un conmovedor testimonio de cómo su oficina ayudó a dos familias inmigrantes a permanecer juntas el año pasado al evitar la deportación del sostén económico de cada una de esas dos familias: dos hombres (uno de México y el otro de Indonesia), sin antecedentes penales que han estado aquí durante muchos años.

Los organizadores de Chicago dijeron que el programa capacita a líderes laicos inmigrantes para que sirvan a sus compañeros inmigrantes a fin de garantizar que sean recibidos por la Iglesia y por ende el país en general. Ellos dijeron que la clave es integrar la enseñanza social católica en un entorno parroquial y tratar de promover la nueva evangelización a través del cuidado de los nuevos inmigrantes.

Los organizadores dijeron que voluntarios entrenados acompañarán y capacitarán a los inmigrantes para su formación e integración como miembros de la sociedad y personas de fe en la familia de Dios.

El enfoque de base del programa puede revitalizar una parroquia y sus feligreses, con su párroco como guía espiritual. Aunque no es una iniciativa de Caridades Católicas, los recursos de la agencia pueden ayudar a Pastoral Migratoria.

La Pastoral Migratoria fue discutida durante talleres y mesas redondas en el V Encuentro Nacional que tuvo lugar en Texas el pasado septiembre.

Los organizadores de la arquidiócesis de Nueva York dijeron que la capacitación inicial de apertura sería un curso de ocho semanas. También son posibles cursos de formación más largos con grupos de parroquias. El plan exige que los voluntarios de cada parroquia participante sean capacitados este año para el beneficio de todos los inmigrantes.

La iniciativa de Chicago se implementó después de que la reforma migratoria no fuera aprobada en el Senado de los Estados Unidos en 2007, dijeron los organizadores. Después de que se hizo evidente que no habría una reforma legislativa durante los próximos años, la comunidad de inmigrantes de Chicago se preguntó: ¿Cuál es la intención de Dios ahora que los inmigrantes viven en un estado de incertidumbre? ¿Qué pueden hacer para ayudarse unos a otros?

En respuesta a estas preguntas nacieron la Pastoral Hispana Migratoria y el Ministerio Social Polaco en la arquidiócesis de Chicago.

Las tres fases de la Pastoral Migratoria, descritas por los organizadores, son:

Formación: los nuevos líderes completan una serie de siete módulos de formación Pastoral Migratoria basados en la enseñanza social católica y la metodología de escuchar-aprender-proclamar.

Comisionado: estos agentes pastorales son presentados a su comunidad parroquial durante una misa de comisionamiento.

Implementación: Los agentes pastorales identifican las necesidades de su comunidad y responden trabajando con organizaciones comunitarias y socios tales como grupos de defensa que se enfocan en inmigración, vivienda, abuso de sustancias nocivas y educación financiera.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment