Señor, A Quién Iremos

Dos Importantes Aniversarios en Cuatro Días

Posted

El sábado pasado, 23 de febrero, celebré el décimo aniversario de mi nombramiento como su arzobispo por el Papa Benedicto XVI.

Cuando el nuncio papal era en ese momento, el Arzobispo Pietro Sambi, me llamó para decirme que el Santo Padre me había nombrado para que fuera su pastor, compartí con él que estaba muy feliz de ser el arzobispo de Milwaukee. El nuncio respondió: “El Santo Padre lo sabe”.

Luego agregué: “Your, Eccellenza, es un honor para mí, y me siento tan agradecido por esta llamada, pero debo decirles que hay muchos más candidatos capaces para Nueva York que yo, y que realmente no creo que tengo lo que se necesita para ser el arzobispo de Nueva York”.

A lo que el nuncio respondió: “¡El Santo Padre también sabe todo eso! Todavía te pide que aceptes este nombramiento.

Entonces, respondí: Aquí me tiene. Pasé ese aniversario con los catequistas de la arquidiócesis, esas generosas mujeres y hombres que “transmiten” la fe católica a nuestros hijos, y luego, con nuestros sacerdotes jubilados en la Residencia Edward Cardinal Egan.

Esos catequistas y sacerdotes retirados fueron dos de las muchas razones por las que alabé a Jesús en ese décimo aniversario por el honor y la alegría de servir como su pastor.

A muchos de ustedes que han orado conmigo y por mí, que me han apoyado y me han inspirado con su amor y lealtad a Jesús y su Iglesia, les digo: ¡gracias!

A los que pueda haber herido o decepcionado, les pido disculpas.

A todos, les pido paciencia conmigo durante los próximos seis años de servicio.

Ahora, tan significativo como el aniversario de mi nombramiento que fue, también celebré, el martes pasado, el 26 de febrero, un evento mucho más profundo: el 69 aniversario de mi bautismo en la Iglesia de la Inmaculada Concepción en Maplewood, en Missouri.

Lo que le sucedió a mi pequeña alma ese día, cuando el Padre John Ryan, el pastor, derramó sobre mí las aguas salvadoras del Sacramento, se inclina sobre mi todo  lo que ha sucedido en mi vida, incluso el de mi ordenación como sacerdote, la consagración como obispo, el nombramiento de aquí como arzobispo, nominación como cardenal, e incluso lanzando el primer lanzamiento en el Yankee Stadium.

Ese día, fui limpiado del pecado original, adoptado por Dios nuestro Padre como su hijo, iniciado en una nueva familia, la Iglesia, recibí la vida de la Santísima Trinidad en mi alma a través del don de la gracia, dadas las virtudes de Fe, esperanza y caridad, e invitado a pasar la eternidad con mi Padre adoptivo, Dios, en el cielo.

¡No está mal para las tres semanas de tiempo!

Tendré el honor de servirles como su arzobispo, por una temporada más, por varios años. ¡Los efectos del Sacramento del Bautismo duran para siempre!

Cuando muera, y compareceré ante Jesús, nuestro juez, lo que Él notará de inmediato es que no soy un ciudadano estadounidense; no de cuánto dinero podría tener; no por mis títulos académicos; no porque fuera diácono, sacerdote, monseñor, obispo, arzobispo o cardenal; no es que tuviera la misa de funeral de Yogi Berra, y una vez conocí a Clint Eastwood...

...Lo que notará de inmediato es que fui “bautizado”, “hecho como Cristo” en el Sacramento del Bautismo. Y sonreirá, porque me conoce bien desde el 26 de febrero de 1950. Desde luego, no me llamará “Su Eminencia”, sino el nombre que me dieron ese día, Timothy Michael.

Y, si soy tan bendecido, y he mantenido la fe implantada dentro de mi desde ese día, y, con Su gracia, cumplí las promesas que mis padrinos, mi tía Lois y Bob Nathe, hablaron en mi nombre ese día, Escuchándole susurrar: “Bien hecho, Timothy Michael, siervo bueno y fiel. ¡Ahora entra en el reino preparado para ti por toda la eternidad!

El próximo Miércoles, cuando estemos siendo marcados  con las cenizas, comenzaremos la temporada santa de la Cuaresma. A través de las antiguas prácticas de oración, penitencia y caridad, comenzaremos un viaje de cuarenta días con Jesús, esperando morir con Él al pecado en el Viernes Santo y levantarnos con Él a una nueva vida en el Domingo de Pascua, eso es, mientras renovamos nuestros votos bautismales! Una visión clásica de la Cuaresma es que es nuestra respuesta anual a la invitación de Jesús es para restaurar nuestra alma con el resplandor que tenía el día de nuestro bautizo.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment