Las Celebraciones de Nuestra Señora de Guadalupe Son ‘Fuente de Unidad’

Posted

El obispo auxiliar Oscar Tamez Villarreal de la Arquidiócesis de Monterrey, México, dijo a los fieles en la Catedral de San Patricio: “Estamos aquí para rezar por aquellos que necesitan nuestras oraciones. Todos estamos aquí por algo que nos une: nuestra fe”.

Las palabras del obispo Tamez se dieron en su homilía durante la misa anual de la Virgen de Guadalupe en la catedral, ofrecida en español el 12 de diciembre, día de la fiesta. “Este día de fiesta y la solidaridad en Nuestra Señora de Guadalupe nos unen esta mañana”, dijo el obispo, quien fue el celebrante principal, y quien además señaló la importancia del especial día en toda América Latina.

Una misa de Guadalupe por la noche también se celebró en San Patricio el mismo día.

El obispo Tamez habló acerca del amor especial de una madre y cómo uno siente una satisfacción única cuando visita a su madre. Así es como familia de la Iglesia que nos sentimos cuando visitamos la catedral u otra iglesia católica y rezamos por la intercesión de la Virgen María, dijo el obispo.

“Fe, esperanza y amor”, eso es lo que representa María, agrego el obispo, al señalar la visita de la Virgen a su prima Isabel, y su fiel ejemplo para Juan Bautista, San Juan Diego y todos los discípulos de Cristo. Siempre podemos confiar en nuestra fe, dijo el obispo Tamez, cuando estamos atravesando dificultades en nuestra vida. Más adelante, la Oración de los Fieles incluyó peticiones por los inmigrantes provenientes de América Central y oraciones por justicia y paz.

Hacia el final de la liturgia de la mañana, el cardenal Dolan llegó al altar, saludó al obispo Tamez y se sentó con él un rato. Luego se puso de pie y dio unas palabras de cierre y agradecimiento y habló de la importancia de celebrar a María bajo su título de Nuestra Señora de Guadalupe.

“Hoy todos somos mexicanos”, declaró el cardenal, recibiendo inmediatamente un fuerte aplauso. “Los quiero muchísimo. Dios les bendiga en este día de fiesta.

Antes de la misa matinal, como ya es tradición, cientos de fieles de la Virgen de Guadalupe se enfrentaron al frío con tal de participar en una procesión hacia la catedral. Este año, como el año pasado, la procesión comenzó en la calle 14 West, cerca del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en la parroquia de San Bernardo, subiendo por toda la octava avenida y luego hacia el este por la calle 50 hasta llegar a San Patricio.

La procesión incluyó una estatua e imágenes de Nuestra Señora de Guadalupe, así como una estatua de San Juan Diego, quien presenció las apariciones de Nuestra Señora en las afueras de la Ciudad de México en 1531. Muchos de las personas en procesión estaban vestidos con sudaderas azules, y otros en ropa tradicional indígena. Todos cantaron himnos y rezaron en español en honor a la fiesta de Guadalupe. Alrededor de 1.800 personas asistieron a la misa de la mañana, incluyendo los participantes de la procesión. Al final de la procesión, un portador de la antorcha entregó la misma al obispo Tamez justo afuera de la iglesia en las puertas principales de la catedral.

“Todos estamos aquí unidos en una sola fe. Esto es muy importante”, Marlene Damian, de 24 años, feligresa de la parroquia de San Pedro, San Pablo y Santa Úrsula en Mount Vernon, dijo a Catholic New York después de la misa matinal.

“Mi madre asiste a esta misa de la catedral cada año, y esta es la primera vez para mí. Me tomé el día libre del trabajo para asegurarme de poder lograrlo. He estado en misas de Guadalupe en otras iglesias... Como mexicanos, esto es una gran fuente de orgullo para mi familia”.

La Sra. Damian es de ascendencia mexicana y nació en Mount Vernon. Ella estaba con su novio, Ryan Sadloo, de 30 años, quien es nativo de Toronto. “No entiendo muy bien el español, pero disfruté mucho de la música”, señaló Sadloo, quien agregó que, como católico, es consciente de lo importante que es honrar a Nuestra Señora de Guadalupe para los mexicanos y los hispanos en general.

También en la misa de la mañana estuvo Rosalba Juárez, de 37 años, mexicana y feligresa de la parroquia de la Anunciación en el alto Manhattan. “Las palabras del obispo fueron muy hermosas. Esta misa trae emociones maravillosas, sentimientos extraordinarios para nosotros”, dijo la Sra. Juárez a CNY después de la misa”. Estar aquí en la catedral para esta misa es como si estuviésemos en México”.

Ella y su esposo, Ramiro Rendón, participaron en la procesión. Ellos tienen dos niños.

Los celebrantes de la misa de mañana incluyeron a monseñor Robert Ritchie, rector de la catedral, al padre Brian McWeeney, director arquidiocesano de Movimientos Eclesiales Laicos; padre Lorenzo Ato, director arquidiocesano de Comunicaciones Hispanas, y al padre Eric Cruz, director regional de Caridades Católicas del Bronx. Los miembros del coro fueron de la Academia del Mariachi Nuevo Amanecer, una escuela de música en Queens.

La misa anual vespertina de Guadalupe fue ofrecida el mismo día, celebrada en español por el obispo auxiliar Alfonso Miranda Guardiola, también de la Arquidiócesis de Monterrey.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment