Miembros de Cursillo Comparten ‘Llama de Fe’ en Conferencia Anual

Posted

Esthel Vargas era una joven de 20 años cuando se unió al movimiento Cursillo en junio de 1966 en el Centro St. Joseph en Manhattan. Actualmente ella es feligresa de la parroquia de San Pedro y Santa María en Haverstraw.

“Todos cambiamos de manera dramática con el Cursillo”, dijo Vargas, ahora de 74 años, a CNY el 18 de agosto en un picnic durante la vigésima tercera conferencia anual de Cursillos de la arquidiócesis, conocida como Ultreya de Campo.

“Éramos cuatro”, recordó Vargas al explicar que estaba entre varias mujeres jóvenes que fueron invitadas a aprender acerca de Cursillo ese día de verano de 1966.

Ella llamó la homilía del cardenal Dolan en la misa de la conferencia algo “maravilloso”.

“Estamos muy agradecidos... Si no recibimos el fuego del Espíritu Santo, realmente no podemos vivir”.

También asistió a la reunión en el Santuario Mariano en Stony Point José Núñez, de 64 años, feligrés de la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes en Manhattan. Núñez se convirtió en Cursillista, o miembro de Cursillo, hace 25 años.

“Llegamos todos los años para compartir la fe con otras parroquias, la Ultreya aquí en la Arquidiócesis de Nueva York”, dijo Núñez. “Aprecio mucho este día, con tantas parroquias juntas. Durante 25 años he traído las Buenas Nuevas a mi familia, mis hijos y mis amigos”.

El cardenal Dolan, hablando con CNY después de la liturgia, dijo: “A veces vemos que la fe está un poco sin vida, y ellos (los cursillistas) están en llamas, como el Evangelio de hoy cuando Jesús dijo que he venido a encender un fuego... Y ves esa llama de fe en su corazón, ¿no es cierto?”

El cardenal llamó a Cursillo “una invitación de Jesús a aquellos que desean profundizar su fe”.

El Cursillo en el cristianismo (Cursillos de Cristiandad; cursos cortos de cristianismo) fue fundado en 1944 en Mallorca, España, por un grupo de laicos dirigidos por Eduardo Bonnin, quien murió en el 2008 a los 90 años. Se ha abierto una causa para la beatificación y canonización de Bonnin.

Cursillo es reconocido por la Santa Sede y el papa Francisco lo describe como un movimiento que fomenta la “simpatía, la unión, el testimonio amistoso del diálogo entre amigos”. Los líderes de Cursillo también alientan a los miembros a “orar para que podamos llevar a otros a Jesucristo por el camino que recorremos en nuestras vidas, ultreya ‘hacia adelante’, como decimos en Cursillo”.

En los Estados Unidos, el movimiento Cursillo tiene 12 regiones, cada una con un secretaría y un coordinador regional. Los líderes brindan a los miembros con Cursillo de Cursillos (CDC) regional, un curso de tres días sobre el carisma fundacional de Cursillo, diseñado para ayudar a los miembros a mantenerse al día con las ideas originales de Cursillo. El primer curso de los CDC se celebró en España en 1957.

El primer Cursillo en español de la arquidiócesis tuvo lugar en 1960, seguido de un fin de semana en inglés para hombres en 1963 y otro para mujeres en 1964. Hasta 1961, todos los cursos de membresía de Cursillo se realizaron en español. Fue ese año que se celebró el primer fin de semana de habla inglesa, en San Ángelo, Texas. El primero en español en Estados Unidos ocurrió en 1957 en Waco, Texas.

Los cursillos eventualmente tuvieron lugar en otros países e idiomas, lo cual aún continúa. El curso sigue siendo en gran medida un movimiento en español, con la mayoría de los miembros en España, América Latina y los Estados Unidos.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment