Misa del Desfile del Día Puertorriqueño Se Centra en La Fe y La Gratitud

Posted

La misa anual del Desfile del Día Puertorriqueño en la Catedral de San Patricio atrajo a cerca de 1.500 personas, incluyendo a Esther Torres, de 69 años, feligresa de la parroquia de Santa Inés en Manhattan.

“Esta misa fue hermosa, toda”, dijo Torres a Catholic New York después de la misa del 2 de junio. “Y orando por Puerto Rico, con lo que ocurrió en el huracán (septiembre de 2017). Deberíamos estar todos juntos en la oración y el apoyo a la gente... Deberíamos trabajar juntos para hacer lo mejor por la gente de Puerto Rico”.

Con respecto a las festividades del Día Puertorriqueño, ella dijo: “Me aseguraré de hacer todo”. La enfermera jubilada nacida en el Bronx es de ascendencia puertorriqueña.

El obispo Eusebio Ramos Morales de la Diócesis de Caguas en Puerto Rico fue el celebrante principal y homilista. El padre Eric Cruz, director regional del Bronx de Caridades Católicas de la arquidiócesis de Nueva York, ofreció un discurso de clausura y fue uno de los concelebrantes. La liturgia es patrocinada por la oficina arquidiocesana del Ministerio Hispano.

“Es con mucha alegría que estoy aquí con ustedes, el pueblo de Dios, celebrando la Ascensión del Señor y este séptimo domingo de Pascua”, dijo el obispo Ramos al comienzo de su homilía, destacando la importancia de la misa del Desfile del Día Nacional Puertorriqueño, y el propio desfile.

“La celebración del Desfile Puertorriqueño durante esta época de Pascua nos llena de alegría, fe y esperanza”, dijo el obispo. El expresó su sincero agradecimiento al cardenal Dolan y a otros líderes arquidiocesanos por la invitación a celebrar la misa.

El obispo Ramos también dijo: “La Iglesia Católica de Nueva York estuvo muy presente durante esos momentos de dolor y dificultad (después del huracán María)... Hubo solidaridad, y esto dio esperanza a la gente”. El destacó la bien conocida cultura de fe, hospitalidad y los valores familiares que tienen los puertorriqueños, y la buena comida y la música alegre.

El continuó sus comentarios compartiendo la sabiduría del papa Francisco acerca de la importancia de una fe fuerte para el bien de los jóvenes, los ancianos y las familias en general, en la batalla contra los elementos destructivos de la sociedad.

El obispo también habló del significado espiritual de la Iglesia proactiva y el apoyo de Nueva York que recibió Puerto Rico después del huracán María, incluyendo las oraciones, donaciones y la solidaridad en general. “Damos gracias a Dios por la cultura y la dignidad de la gente de Puerto Rico”, agregó el obispo, señalando la perseverancia de la gente de Puerto Rico y su fe inquebrantable.

El 62º Desfile Anual del Día Puertorriqueño se llevará a cabo el domingo 9 de junio por la quinta avenida, en dirección norte desde la calle 42 hasta la calle 79, de 11 a.m. a 5 p.m. El cardenal Dolan y monseñor Robert Ritchie, rector de la catedral, verán el desfile desde los escalones de la catedral.

El desfile rinde homenaje a los casi 4 millones de residentes de Puerto Rico y todas las personas de nacimiento o herencia puertorriqueña que viven en los Estados Unidos. El desfile también rinde homenaje a prominentes personas de ascendencia puertorriqueña que se destacan en varios sectores, incluyendo el gobierno, los deportes y el entretenimiento. El gran mariscal del desfile será el cantante puertorriqueño Ricky Martin.

También en la misa estuvo Darma Díaz, de 50 años, quien participó en la procesión de entrada y es feligresa de la parroquia del Santísimo Sacramento en Brooklyn. Ella se desempeña como trabajadora social para el sistema de refugios para personas sin hogar en Brooklyn.

“Esta fue una experiencia increíble, especialmente debido a mis raíces las cuales me remontan a Puerto Rico”, dijo la Sra. Díaz después de la misa. También dijo haber apreciado la homilía pues “el mensaje se trató de la unidad y tranquilidad entre todos y sobre el huracán; cómo nos juntamos todos como neoyorquinos e hicimos de ello nuestro propio asunto para apoyar a nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico... Nos conectamos espiritualmente con él (el obispo Ramos) cuando el mencionó eso”.

En sus comentarios finales, el padre Cruz agradeció al obispo Ramos, al liderazgo de la arquidiócesis y a todos los involucrados en la misa y el desfile, antes de declarar: “Gracias a Dios, gracias a todos ustedes. ¡Que viva Puerto Rico!” Esto resultó en un aplauso sostenido y entusiasta.

Otros concelebrantes fueron monseñor Kevin Sullivan, director ejecutivo de Caridades Católicas arquidiocesanas; el padre Brian McWeeney, director de la Oficina Arquidiocesana de Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos; y el padre Lorenzo Ato, director de comunicaciones del Ministerio Hispano. La misa anual comenzó a celebrarse en 1965.

En la exhibición cerca del altar había fotos enmarcadas de 27 personas que habían muerto, seres queridos de gente en la misa; y sus nombres fueron enumerados en el programa de la misa. Entre ellos el de Haydee Valentín-Cruz, madre de padre Cruz.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment