Señor, A Quién Iremos

¡Queremos la Misa! ¡Necesitamos los Sacramentos!

Posted

Las crisis nos ayudan recuperar lo básico que hemos ignorado.

En la vida Católica, lo más esencial es Jesús, nuestra fe y confianza en Él.

Básico es también nuestra creencia segura de que una de las formas más poderosas en que Jesús permanece con nosotros en la Iglesia es a través de los siete sacramentos, especialmente en la Sagrada Eucaristía—Misa y la Santa Comunión.

En las últimas décadas, los investigadores, y en solo una simple observación, han informado sombríamente que nuestra fe en los sacramentos y nuestra participación en la Misa Dominical se ha reducido.

Nuestro trauma actual, el ataque del Virus Corona, ha causado sufrimiento y lucha para muchos de nosotros: los afectados por él con seguridad, pero también sus familias, nuestros ancianos y confinados en casa, nuestros valientes profesionales médicos, nuestros líderes civiles, aquellos ahora en la ansiedad financiera, sus  hijos que  no asisten a la escuela y los padres que los cuidan, y muchos que están asustados.

La Biblia y la historia nos dicen que en tiempos de plaga (ahora), guerra, hambruna, desastres naturales y problemas económicos, las personas recurren a la fuerza interior, unos a otros. . . ¡y al Señor!

Se redescubre una fe que pudo haber estado escondida o ignorada, una confianza en el Señor que repitió una y otra vez: “No temas”, y en un Salvador que enseñó: “El miedo es inútil. Lo que se necesita es confianza.”

Para nosotros como católicos, una fe recuperada significa apreciar de nuevo los sacramentos.

Es comprensible, desde el Obispo de Roma, el Papa Francisco, hasta el Obispo de Nueva York, la verdad es que se han tomado decisiones difíciles para detener temporalmente la celebración pública de la Misa y los sacramentos, ya que tomamos en serio nuestra alta obligación moral de proteger la salud de nuestra gente.

Por necesario que sea, los obispos, sacerdotes, diáconos, líderes pastorales y nuestra gente estamos ansiosos por el regreso de la Misa y los Sacramentos. ¡Los necesitamos! Los queremos!

Gracias a Dios al menos que nuestras iglesias están abiertas para la oración, que la Misa está disponible para nosotros en la radio, la televisión y transmisión en vivo, que nuestros sacerdotes son “de servicio”, y está disponible de manera cuidadosa, seguro, para los sacramentos de la penitencia, unción de enfermos, bautizos, matrimonios y funerales en pequeñas situaciones privadas controladas.

¿Sin embargo, no es igual? Todos nos damos cuenta de eso.

Con la Semana Santa, Pascua, Confirmaciones, Primeras Comuniones, bodas, ordenaciones, profesiones religiosas y aniversarios en el horizonte, todos estamos especialmente ansiosos por la vida comunitaria de la Iglesia a través del culto y los sacramentos para reiniciar. Estamos preparados para hacerlo en el momento en que se nos avise que es seguro. Gracias por su paciencia.

Por ahora, sin embargo, podemos regocijarnos en el creciente coro cantando en todo el planeta, “¡Queremos Misa! ¡Necesitamos los Sacramentos! ¡Amamos las Misas! ¡Las extrañamos!

¡Qué refrescante!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment