First Place Award for General Excellence, Catholic Press Association, 2013-2016

Sé El Primero en Dar Un Paso por La Paz, Dice El Papa en Colombia
Por CINDY WOODEN
CNS/Paul Haring
HERMOSO INTERCAMBIO—El papa Francisco acepta flores de una niña cuando él llegó a visitar el Santuario de San Pedro Claver el 10 de septiembre en Cartagena, Colombia. San Pedro Claver era un sacerdote jesuita del siglo XVII que ayudaba a los esclavos africanos que llegaban en barcos a esta ciudad portuaria.

Si solamente una víctima de la guerra civil de Colombia perdona a su agresor, eso puede desatar una reacción en cadena de esperanza de reconciliación y paz, dijo el papa Francisco. 

Al celebrar la misa el 8 de septiembre en Villavicencio, ciudad poblada por los desplazados de sus hogares durante la guerra y exguerrilleros que intentan comenzar de nuevo, el papa Francisco suplicó honestidad y valentía. 

Al principio de la misa, el pontífice presentó dos heroicos ejemplos de quienes dieron sus vidas por “salir del pantano de la violencia y el rencor”: el obispo Jesús Emilio Jaramillo Monsalve de Arauca, quien fue asesinado por guerrilleros marxistas colombianos en 1989, y el padre Pedro María Ramírez, quien fue asesinado al comienzo de la guerra civil en 1948. 

El papa Francisco los beatificó a ambos durante la misa, la cual fue celebrada en medio de un extenso campo, típico del terreno de actividad ganadera de la zona. 

El papa reconoció durante su homilía que muchos de los presentes en la misa, sufrieron horrores durante los 52 años de guerra.  

“Cuántos de ustedes pueden narrar destierros y desolaciones”, él dijo. 

El llamado cristiano a la reconciliación no es algo abstracto, dijo el Papa. “Si eso fuera así, solo traería infructuosidad, traería mayor distancia”. Requiere reconocer la verdad y dejar que las víctimas se expresen.  

“Cuando las víctimas vencen la comprensible tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz”, subrayó. “Es necesario que algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección, sin esperar a que los otros lo hagan. Basta una persona buena para que haya esperanza… Y cada uno de nosotros puede ser esa persona”. 

“Ello no significa desconocer o disimular las diferencias y los conflictos. No es legitimar las injusticias personales o estructurales”, insistió el Papa. La reconciliación tiene que venir acompañada por un firme compromiso de cambiar las desigualdades y los comportamientos que alimentaron la guerra durante décadas.

Al celebrar la misa en una zona conocida como la entrada al Amazonas, el pontífice dijo que no podía ignorar la necesidad de reconciliación con la naturaleza. 

“No es casual que incluso sobre ella hayamos desatado nuestras pasiones posesivas, nuestro afán de sometimiento”, dijo. Para el deleite de muchos en la multitud, Francisco citó al famoso cantante colombiano y activista por la paz Juanes: “Los árboles están llorando, son testigos de tantos años de violencia. El mar está marrón, mezcla de la sangre con la tierra”. 

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

BROWSE OUR GALLERY