Señor, A Quién Iremos

Cómo Las Escuelas Católicas Pueden Superar La Amenaza Del Coronavirus

Posted

Nos preocupamos mucho en estos días difíciles. Estamos ansiosos por nuestra propia salud y el bienestar de aquellos a quienes apreciamos. La preocupación acerca de cuándo “volveremos a la normalidad” y si la vida alguna vez será “normal” abundante como antes. Lanzamos y cambiamos trabajos, facturas y aperturas de tiendas y negocios. Para nosotros, los creyentes, nos preocupamos, con razón, sobre cuándo la Misa y los sacramentos estarán disponibles nuevamente para nosotros.

Sí ... todos estamos con mucha preocupación en estos días.

Un desafío por el que me angustio especialmente son nuestras queridas escuelas Católicas. Nadie, ni siquiera aquellos que apenas son fanáticos de nuestras escuelas, discute su efectividad. Los líderes políticos a menudo me susurran al oído: “Sus escuelas hacen el doble del buen trabajo educando a nuestros hijos a mitad de precio,” y luego me piden que no los cite por nombre para que no tengan problemas con los poderosos intercesores para las escuelas monopólicas del gobierno.

La educación en una escuela Católica es espléndida y holística: nuestras escuelas forman mentes, corazones, cuerpos, almas y carácter. Les decimos a nuestros padres que una escuela sin Dios es muy deficiente. La Virtud, la responsabilidad y la disciplina son parte del plan de los estudios.

Y los datos muestran su éxito año tras año, hasta el 98 por ciento de nuestros estudiantes se gradúan de la escuela secundaria, y el 96 por ciento entran a la universidad.

Los profesionales nos dicen que nuestras escuelas Católicas, especialmente para las familias que luchan por debajo del umbral de la pobreza, más del 40 por ciento de nuestras familias, brindan la mejor manera para que nuestros jóvenes mejoren y prosperen.

¿Entonces, por qué estoy tan preocupado por ellas? ¡Porque ahora están bajo una grave amenaza!

Los problemas no son novedosos para nuestras escuelas.

Desde su inicio aquí en los Estados Unidos hace más de dos siglos, nuestras escuelas han tenido que raspar por cada centavo. No hay enormes cheques para ellas del gobierno. Estoy convencido de que esto es en realidad parte de la valentía y la determinación de nuestras escuelas. Hemos sobrevivido a la destrucción de las órdenes de enseñanza, las hermanas, los sacerdotes y los hermanos, cuya dedicación mantenido nuestras escuelas tan vibrantes.

Salimos de la mudanza de nuestras familias de los vecindarios urbanos donde las parroquias y sus escuelas fueron el ancla del área.

Perseveramos a través de los costos cada vez mayores de los salarios, programas y edificios.

Seguimos haciéndolo mientras los críticos preguntaban si nuestras escuelas valían la pena, ya que los datos demostraban constantemente que nuestras escuelas eran lo mejor que lográbamos para nosotros...

Pero, y aquí está mi preocupación, ¿Podemos sobrevivir al coronavirus?

Oh, no es que la línea de padres tan ansiosos por sus hijos para estar en nuestras escuelas se haya acortado, en absoluto.

¡Es que la fila de padres que no pueden pagar la matrícula se está alargando!

En este momento, siempre esperan poder inscribirse o volver a registrar a sus hijos para septiembre. En el mejor de los casos, enviar a sus hijos e hijas a una escuela Católica requiere mucho esfuerzo, ahorro y sacrificio, además de la esperanza de que nuestros reconocidos programas de becas los ayuden.

Pero, muchos de estos padres ahora están sin trabajo, y se preguntan si sus trabajos volverán y cuándo. La renta, y las facturas se acumulan. ¿Pueden enviar a sus hijos a las escuelas de sus sueños?

Y, por supuesto, si nuestra matrícula se desploma, algunas de nuestras atesoradas escuelas no podrán reabrir.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Por un lado, seguir apoyando a nuestras escuelas, por favor. Nuestro celebrado Inner-City Scholarship Fund [Fondo de Becas del Centro de la Cuidad] (scholarshipsinfo@innercitynyc.org) es muy eficiente para ayudar a los padres en cada escuela a inscribirse y mantener a sus hijos/as con nosotros.

Dos, presionen a nuestros funcionarios del gobierno para que utilicen esta crisis para asegurarse de que nuestros padres e hijos/as se beneficien del valioso paquete de sustento, ya que, a través de la Ley CARES, gracias a los esfuerzos del Senador Schumer y el Presidente Trump, hasta ahora lo han hecho (aunque, lamentablemente , dicha justicia no se extiende en la versión de la Cámara de la propuesta de la “Ley de los Héroes”), y que se anhela una reforma en la justicia educativa, lo que permite a nuestros padres usar su dinero de impuestos para subsidiar la educación de sus hijos/as en la escuela de su elección.

No es de extrañar que el periódico de nuestra ciudad, que siempre ha mirado por las narices a nuestras escuelas, advierta que nuestros niños/as en nuestras escuelas no pueden ni deben esperar ni recibir ayuda, incluso en esta crisis.

¡Estamos hablando de todos nuestros niños/as! Cualquiera que sea la dirección de su escuela, pública o no gubernamental, como la nuestra, estos niños/as merecen ayuda ahora.

Si se caen más escuelas Católicas, toda la sociedad sufre. Miraremos hacia atrás y diremos, ¿Por qué las dejamos ir?

Durante demasiado tiempo, nuestro gobierno ha esquivado tristemente su deber con nuestros padres e hijos/as. Reformen ahora, a medida que “abrimos” después de esta crisis de coronavirus, a través de micro becas educativas para nuestros padres, nos evitará que todos nos preocupemos.

Si la legendaria generosidad de nuestros donantes continúa, y si se lleva a cabo la tan esperada reforma educativa, todas nuestras escuelas podrían verse aún más fuertes en septiembre. De lo contrario, podríamos pagar un alto precio.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment