Señor, A Quién Iremos

¿Está “la Iglesia” Cerrada por el Virus?

Posted

De ninguna manera! ¡Olvídalo! ¡Nunca en tu vida!

Ahora, el edificio de la “iglesia” (pequeña “i”) podría estar encerrada, aunque muchas están abiertas, durante una buena parte de cada día, para que la gente pueda rezar, y está en espera por un tiempo la celebración pública de la Misa.

¡Pero la “Iglesia” (“I” mayúscula) nunca puede cerrarse! “La Iglesia” no son nuestros edificios, sino las “piedras vivas,” usted y yo, con los Apóstoles como la base, y Jesús como piedra angular, y está más vivo que nunca.

Nadie, nadie, en ninguna parte puede cerrar “La Iglesia”. Oh, no es que algunos no lo hayan intentado, hasta el día de hoy, cuando los matones en lugares como China, Nigeria, partes de la India y Siria no solo están tratando de cerrar la “Iglesia” sino exterminarla.

La historia nos dice que están perdiendo su tiempo. Pregúntenle a Nerón, a los Bárbaros, a Napoleón, a Hitler o a Stalin, solo por nombrar algunos que pensaron que podrían abortar la vida de “la Iglesia.”

Si hubieran tenido éxito, entonces, ¡Jesús debería haber sido un engañador! Él es quien nos aseguró “las puertas del infierno no prevalecerán,” porque “Yo estaré contigo por todas las épocas, incluso hasta el fin del mundo.” Y insinuar que Jesús hablo mentiras es una blasfemia, porque Él es “el Camino, la Verdad y la Vida.”

Bueno, algunos desconfiados continúan, “la Misa y los sacramentos están cerrados para nosotros.”

Es cierto, extrañamos profundamente la Misa Dominical, la Comunión y la Confesión, y anhelamos su regreso. Pero la Misa es ofrecida diariamente por nuestros sacerdotes, y ninguna Eucaristía es “privada.” Cada vez que nosotros los sacerdotes tenemos el honor de acercarnos al altar, estamos en compañía de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Nuestra Santísima Madre y la Comunión de los Santos, y todo el Pueblo de Dios, para que “desde la salida del sol hasta su puesta, se pueda ofrecer un sacrificio puro a su nombre.”

Nuestros párrocos se han puesto a la altura de las circunstancias, con formas innovadoras de distribuir la Sagrada Comunión, exponer el Santísimo Sacramento para la adoración, escuchar confesiones y ungir y visitar a los enfermos. Se reúnen junto a la tumba para enterrar a nuestros muertos. Nuestros valientes capellanes en los hospitales y los hogares de ancianos están en primera línea con la fortificación de los sacramentos.

Todo esto se logra con la atención prestada a la protección, saneamiento y distanciamiento, ya que tenemos una obligación moral de no poner en peligro nuestra propia salud o la de otro.

Luego está el crescendo de la oración que suena en los corazones de las familias, los hogares o a las personas que están unidas con Jesús y su Iglesia en el santuario de sus almas bautizadas. Cuántos nos dicen que su oración, su sumisión a la Biblia, su conciencia de la conexión espiritual que tenemos en el Cuerpo de Cristo, la Iglesia, está más viva que nunca.

No se olvide de la fe que mantiene a nuestros profesionales de la salud adelante; la esperanza que anima a nuestros “trabajadores esenciales,” ya que saben que nos están ayudando a todos; la caridad que inspira a tantos vecinos y la comunidad / los voluntarios y los empleados de la Iglesia para trabajar aún más generosamente.

El apostolado del cuidado de la salud de la Iglesia, en estos acres de la gran viña del Señor, llamada “la Arquidiócesis de Nueva York” que se encuentra en ArchCare y en muchos hospitales, centros de salud, los profesionales visitantes y los hogares de ancianos a menudo atendidos por hermanas, se adelantan con una energía aún más acelerada...

... Mientras nuestra afamada Caridades Católicas están sirviendo más comidas que nunca, vigilando a los impresionados y olvidados, como los inmigrantes y refugiados, y brindando apoyo a nuestras parroquias para ayudar a las personas que luchan.

Nuestro motor de educación religiosa está ronroneando, con clases, catequesis, formación de fe, reflexiones y estudios bíblicos en línea.

Nuestras aclamadas escuelas Católicas están con seguridad “en sesión,” con maestros dedicados a dar clases particulares a sus estudiantes a distancia, contando con los padres para que ejerzan su deber como “educadores primarios.”

Cómo nuestros párrocos con su creatividad en el uso de la tecnología para mantenerse en contacto con su gente, especialmente los confinados en sus hogares, y para proporcionar Misas y devociones virtuales.

¿Puede alguno de nosotros negar que el resplandor de la Resurrección del Señor es obvio en el sentido de unidad y propósito que todos detectamos, en el liderazgo de nuestros líderes cívicos y profesionales médicos, y en el profundo redescubierto anhelo de Dios que la frustración, la impotencia, y la adversidad de este virus ha descubierto?

¡No me des nada de esa tontería de “la Iglesia está cerrada!” “¡El único fundamento de la Iglesia es Jesucristo, su Señor” y Él no está en sabático!

¡Como el Papa San Juan Pablo II a menudo exhortó, “¡El amor por Jesús y su Iglesia es la pasión de nuestras vidas!”

¡Y como el Papa Francisco me preguntó cuando él llamó por teléfono la semana pasada, “Dile a tu gente su fe, esperanza y amor inspira a todos!”

¡La Iglesia está abierta!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment