SEÑOR, A QUIÉN IREMOS

‘¡Predicamos el Amor! ¿Por qué Algunos nos Odian?

Posted

Recientemente tuve un sábado muy agradable. Primero, camino a la parroquia de Santa Columba en Chester para bendecir la expansión de su cementerio y su nuevo patio de juegos, ambos logrados a través de la Campana de la Renovación y Construcción, como también para visitar a los muy dedicados Caballeros de Colón. Luego, a la parroquia de Nuestra Señora del Auxilio de los cristianos en Staten Island para instalar canónicamente al nuevo pastor, mi antiguo sacerdote-secretario leal, el Padre James Ferreira. Ambos acontecimientos muy edificantes.

Sombríamente, tuve otro evento en ese día de no muy feliz, ya que visité la parroquia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Staten Island para un Acto de Reparación.

¿Reparación de qué? Bueno, en pocas palabras, esa magnífica parroquia —en su mayoría compuesta de maravillosos mexicanos, encabezados por el padre Hernán y el padre Gannon— había sido víctima de un crimen de odio.

Un hombre se había entrometido en la iglesia para gritar obscenidades contra la Sagrada Eucaristía y contra el celebrante de la Misa, y para acosar a las familias presentes. Cuando llamaron a la policía, salió disparado, solo para regresar en una fecha posterior para romper las estatuas sagradas del Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora del Monte Carmelo. Todo esto fue grabado en las cámaras de seguridad, y la policía ha sido muy cooperadora y han identificado al sospechoso.

Estos meses turbulentos en nuestra ciudad y nuestro país se han vuelto aún más dolorosos por el aumento de los crímenes de odio. Los afroamericanos, asiáticos, islámicos y, lo que es más preocupante, nuestros vecinos judíos, han sido atacados de una manera desagradable y ominosa.

Para nosotros también como católicos. Por ejemplo, recordamos dolorosamente los dos episodios de feos grafitis salpicados en nuestra venerada Catedral de San Patricio. El crucifijo en una parroquia de un barrio radiante en Brooklyn fue destruido. Y ahora el ataque a Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Cuando la gente ataca la religión, la fe, las iglesias, las mezquitas, las sinagogas o, peor aún, las personas, toda nuestra cultura, sociedad y el bien común se debilitan, representando una amenaza.

Estas personas perturbadas del odio son astutas. Los nihilistas y anarquistas saben que, para destruir la civilización, es eficaz apuntar a aquellos que abogan noblemente por la dignidad de la persona humana y el carácter sagrado de toda la vida humana, y eso significa que son contra las personas de fe y sus lugares de culto. Mientras oramos por estos culpables, condenamos sus actos.

¿Recuerda cuando las fuerzas del Kaiser invadieron la neutral Bélgica al comienzo de la terrible y sangrienta Primera Guerra Mundial en 1914, y el primer asalto fue contra la biblioteca de la aclamada Universidad Católica de Lovaina? Los matones se jactaban de querer quemar hasta los cimientos de ese depósito de cultura, valores, de fe e identidad hacia un país que querían someter.

¡Gracias a Dios que las voces de esta comunidad las fuerzas del orden, los políticos, la prensa y los líderes de todas las religiones están condenando audazmente estos crímenes de odio!

El Día de los Caídos nos recordó que "¡la libertad nunca es gratis!" Esos hombres y mujeres valientes que sirvieron a su país, a quienes recordamos con reverencia y gratitud el lunes pasado, lucharon por preservar nuestras libertades dadas por Dios, siendo la religión la que figura en primer lugar en la Declaración de los Derechos.

¿Dónde está la indignación? Como les dije a la congregación en el Templo Emanu-El en su oración del sábado el viernes pasado, un ataque a uno es un ataque a todos. ¡Predicamos el amor! ¿Por qué algunos nos odian?

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here