SEÑOR, A QUIÉN IREMOS

San José Me Recuerda a Mi Propio Papá

Posted

San José Me Recuerda a Mi Propio Papá

El Papa Francisco nos dio una regalo temprano antes de Navidad la semana pasada, el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.

Buen historiador que Él es, el Santo Padre se dio cuenta de que, hace 150 años, el Papa Beato Pío IX había declarado al casto esposo de nuestra Santísima Madre, a San José, como Protector de la Iglesia Universal.

Queriendo reavivar nuestra devoción al buen San José, el Papa Francisco declaro el año de San José que va desde el  8 de diciembre del 2020 al 8 de diciembre del 2021

Estoy muy feliz y me alegro de lo que él hizo. Está claro que el Papa Francisco tiene un tierno amor por San José. Podemos recordar que su primera decisión después de ser elegido Sucesor de San Pedro el 13 de marzo de 2015 fue insertar el nombre de San José en cada Plegaria Eucarística de cada Misa, justo después de que mencionamos a Su esposa la virgen, María. (El Papa San Juan XXIII había colocado su nombre en el Canon Romano en 1962, pero, desde entonces, hemos restaurado el uso en los demás cánones en la Misa, así que ahora San José está en todos ellos.)

Cuando pienso en San José, pienso también en mi propio padre... el cual es una gran bendición reconocerlo.

Cuando yo tenía alrededor de siete años, ahorré $1.71 para comprar regalos de Navidad para mamá, papá y mi hermana Deb, mi única hermana en ese momento. Papá iba a salir de compras y yo lo acompañé para comprar los regalos con mi dinero. Para mi mamá encontré cucharas de medir, para Deb pasadores para su cabello rojo. ¡Me quedaron tres centavos! Compartí mi problema con papá y le expliqué que ahora no tenía suficiente dinero para comprarle a él nada.

"No te preocupes, Tim" el me  consoló. “Tienes un regalo para tu mamá y tu hermana. ¡Eso también es un regalo para mí! “Papá estaba contento con su esposa y  la niña que recibieron sus regalos. El no necesitaba ningún regalo.

Eso es ser San José, también. Que se queda en un segundo plano, queriendo que toda la atención se dirija a Jesús y María. Aprecio la imagen de Altagracia, la patrona de la República Dominicana. De hecho, he visitado dos veces su santuario allí. Destacan en la imagen María y el niño Jesús. Pero tienes que mirar muy de cerca para ver a San José, allí en el fondo, sonriendo a su hijo adoptivo y a esposa La virgen. 

Parece preferir el fondo. ¡Sin ningún centro de atención, así es él! De hecho, no tenemos grabadas las palabras de San José, aunque es prominente en la Biblia. Humilde, callado, confiable, obediente, atento a su vocación... ¡pero difícilmente llama la atención! 

El Papa Francisco le ama a él por esto, ¡pero cree que es un buen momento para prestarle algo de atención! Por lo tanto, allí tenemos el año dedicado a San José.

  El confesionario que yo uso en la Catedral de San Patricio está justo al lado del Altar de San José. Durante el Adviento, mientras escucho confesiones, como penitencia le pido al penitente que se detenga en ese altar y rece el "Ave María" tres veces para honrar a San José.

Un penitente astuto me preguntó: “Pero dijiste que honráramos a San José. Esa oración  honra a su esposa y su hijo adoptivo!

  "Ah", respondí, "Pero a él le encanta cuando prestamos más atención a Jesús y María".

En más de una historia de la Navidad con mi papa. Como miembro de la Sociedad Parroquial de San Vicente de Paúl, papá tenía el deber de ayudar a entregar cajas de regalo de Navidad en un área pobre de la parroquia a lo largo del río Meramec. Tengo que seguir adelante. Nos detuvimos en una choza y llamamos a la puerta. Una mujer embarazada, sosteniendo a otro de sus hijos, con dos más escondidos detrás de su delantal, abrió la puerta y sonrió al ver la caja de comida, ropa y juguetes para los niños.

Cuando entramos vimos al papá trayendo una carga de leña por la puerta de atrás. Mi papá se presentó a la familia y puso los regalos en la mesa de la cocina. Mientras mamá, él,  y los niños vitorearon, papá parecía un poco inquieto. Mi papá sintió esto. 

"Señor. Smith," papá anunció: "Estaba en la ciudad y los comerciantes me preguntaron si podía entregar estos suministros que había comprado para su familia en Navidad". 

Con eso, el otro papá sonrió y estreché la mano de mi papá. "Gracias", dijo. “Ese viejo auto está roto nuevamente y no sabía cómo llegaría a la ciudad para recoger estos regalos para mi esposa y mis hijos”. 

Mi papá se había dado cuenta de que su papá estaba avergonzado por la caridad, asustado de que su propia esposa e hijos se dieran cuenta de que no se lo había proporcionado. Mi papá no quería atención ni agradecimiento. Estaba feliz de que su padre de ellos obtuviera el crédito. 

Y allí esta San José. Presta atención; Hay San José ¡y tu otra vez! susurrando, a su esposa y a su hijo.

Este terrible año del 2020 que ahora va terminando he visto a muchos San José: en el cuidado de nuestra salud por los profesionales, socorristas y trabajadores esenciales, sacerdotes, diáconos, vecinos, familiares, feligreses y cuidadores que en silencio, con humildad, sin cámaras y micrófonos, sin buscar elogios, nos han hecho pasar por momentos difíciles ... como ¡San José

En esta Navidad, le pedimos a Dios que los bendiga; También miramos el pesebre, amando ciertamente a Jesús y María, pero sin olvidar mirar hacia atrás, escondido entre las ovejas, el ganado y el heno, y decir gracias San José.

¡Felices Navidades!

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here