SEÑOR, A QUIÉN IREMOS

Tiempo para Volver al Señor 

Posted

“¡Vuelve a mí con todo tu corazón!”  

     Esa exhortación, del Señor a Su Pueblo Elegido de Israel, resuena a lo largo de la Santa Palabra de Dios en la Biblia.  

     Piensa en las verdades de esa invitación divina: uno, ¡Somos de Dios! ¡Él nos hizo, tiene un plan y un destino para nosotros! Dos, a menudo lo dejamos. Aunque Él nunca se aparta de nosotros, podemos, y lo hacemos, abandonándolo con frecuencia. Tres, cuando nos alejamos de Él, Él continuamente nos anima a regresar a Él.  

     La Cuaresma es la época del año de la Iglesia en la que esa invitación de Dios es especialmente clara. 

“¡Vuelve a mí con todo tu corazón!” 

     Santa Madre Teresa de Calcuta hablaba a menudo de dos gestos de Jesús hacia nosotros. La primera es cuando Él camina adelante de nosotros en el viaje de la vida, siempre doblando Su dedo, mirándonos, incitándonos a continuar viajando con Él hacia la vida eterna.  

     El segundo gesto de Jesús sucede cuando le damos la espalda y comenzamos alejarnos. Ahora Él levanta Su dedo para tocarnos en la espalda, para darnos la vuelta y seguirlo de nuevo.  

     Como predicó el Padre Pío: “La cantidad de veces en la vida en que nos alejamos del Señor y nos separamos no es lo importante, siempre y cuando la cantidad de veces que nos volvamos y comencemos a seguirlo de nuevo sea una vez más que la otra cantidad.” 

    Algunos santos llaman a esto “la danza”, ya que la vida se convierte en “dos pasos”, un paso que se aleja de Él, el otro paso en la danza que corrige nuestro paso doble para dar la vuelta y regresar a nuestro “Compañero de Baile Divino”. 

    No me importa cuánto tiempo haya pasado desde que puedes estar caminando en la dirección equivocada. Él está esperando, persuadiéndonos, inspirándonos a revertir a nosotros mismos y comenzar a seguirlo a Él nuevamente.  

     La Cuaresma clásicamente ofrece varias formas de hacerlo: 

     Uno, simplemente y sinceramente hacerle saber que lo necesitamos, confiamos en Él, lo amamos, anhelamos seguirlo. Eso viene en la oración. Solo sea básico y sencillo como puedas, haciéndole saber con tu propio vocabulario infantil que realmente quieres para, “¡Volver a Él con todo tu corazón!”  

     La oración más grande que podemos pronunciar es nuestra Misa Dominical. Cada Misa nos inserta tanto en el Sacrificio de Jesús en la cruz como en Su Resurrección cuando Dios respondió las oraciones de Su Hijo. ¡La mejor manera de “dar la vuelta” y comenzar a viajar de nuevo con el Señor es volver a la Misa Dominical!  

     Dos, le hacemos saber a Jesús que queremos, con la asistencia esencial de Su poder, dejar atrás el pecado. Por eso, una buena confesión siempre forma parte de una Cuaresma fructífera. 

     Tres, “volveremos” en nuestro amor y cuidado por los demás, especialmente por aquellos que están en necesidad. 

     La Oración, la Penitencia, tanto a través de actos de generosidad como de la celebración del Sacramento de la Penitencia—y caridad, como nuestra oración y penitencia se manifiesta en el amor a los demás.  

     Esa trifecta —oración, penitencia y caridad— dura toda la vida, pero nos atrae especialmente durante estos cuarenta días de Cuaresma, mientras viajamos con Nuestro Señor hacia Su Cruz y Resurrección durante la Semana Santa. 

     Todos los problemas y frustraciones de la vida provienen que vivimos como si Dios no importara. Perseguimos el significado y el propósito de otras maneras, y ellos nos lastiman y a los demás. Solo en Dios podemos encontrar el camino, la verdad, la vida.  

    “¡Vuelve a mí con todo tu corazón!”  

    ¡Nos vemos en el viaje, y anhelo estar contigo junto a Él para siempre en la conclusión de la peregrinación!

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here